Útil, versátil y rápido: ¡no es de extrañar que el procesador de alimentos sea un dispositivo tan popular! Si aún no tienes uno, déjame convencerte de por qué deberías y por qué definitivamente se convertirá en tu dispositivo favorito.

¿Por qué este y no otro dispositivo?

Los pequeños electrodomésticos tienden a montar formas de onda, pero a pesar de las modas que han ido y venido, el procesador de alimentos siempre ha demostrado su valía.

Este pilar de cocina que trabaja duro puede picar, mezclar, rallar, hacer puré, amasar, moler y picar ingredientes en un tiempo récord, y elimina por completo el aburrimiento y la frustración de cortar manualmente con un cuchillo. Las tareas aburridas y repetitivas se reducen a segundos, lo que le brinda mayor precisión y eficiencia en el proceso.

¿Qué talla debo conseguir?

Basa tu elección de tamaño en el tamaño de tu familia o la cantidad de personas para las que cocinas con regularidad. Una familia de 4 cabría en un procesador de alimentos con una capacidad de aproximadamente 10 tazas.

Sin embargo, si tiendes a cocinar a granel o cocinar para más personas a la vez, un tamaño más grande, con una capacidad de 14 tazas, sería más apropiado. Cualquier cosa más grande, llegaría a tamaños comerciales.

Si estás cocinando para más de 4 personas, pero el espacio de almacenamiento es un problema, un modelo de 7 tazas debería funcionar de maravilla para ti. También es más práctico que un modelo de 14 tazas, por ejemplo, cuando se trata de procesamiento de pequeñas cantidades, como el ajo.

La suma de sus partes

Cuando abras la caja de su nuevo procesador de alimentos, es posible que te enfrentes a un conjunto de cuchillas giratorias, accesorios y discos. Sin embargo, al realizar la compra, asegúrate de verificar exactamente lo que se incluye, ya que puedes encontrar que tu modelo requiera otros accesorios que deben comprarse por separado. ¡Asegúrate de tener lo que necesitas antes de comenzar!

¿Será ruidoso?

Los procesadores de alimentos pueden ser ruidosos, aunque los que son de gama superior tienden a ser más silenciosos. Como regla general, puedes esperar que los modelos más baratos sean más ruidosos.

Si todo lo que necesitas es un corte básico, no necesitarás una máquina extremadamente potente. Sin embargo, cuando empieces a utilizarlo para amasar la masa, necesitarás un motor fuerte. Por lo general, 700 vatios deberían ser suficientes para la mayor parte del trabajo que debas realizar.

Empecemos

Para armar su procesador de alimentos, asegúrate de que esté desenchufado. Luego, coloca el recipiente en la base del aparato. Por lo general, puedes esperar que encaje en su lugar, aunque esto puede variar entre diseños.

A continuación, puedes colocar las cuchillas giratorias. Verifica nuevamente para ver si todo está seguro agitando suavemente la máquina. Una vez que la cubierta esté en su lugar, puedes encender tu máquina y comenzar el proceso.

Ten cuidado de no llenar demasiado el recipiente para evitar que el recipiente se desborde. Corta los ingredientes más grandes en tamaños más manejables antes de agregarlos al tazón y picarlos.